23 de junio de 2014

Intimidad de Hanif Kureishi

Es la noche más triste, porque me marcho y no volveré... Así empieza "Intimidad" de Hanif Kureishi. Nadie debe suponer que el amor sea razonable: el autor imagina a un hombre llamado Jay que una noche llega a comprender que el amor es un juego sucio, en el que tienes que mancharte las manos, en el que debes encontrar la distancia adecuada entre las personas: si están demasiado cerca, te aplastan; si están demasiado lejos, te abandonan. Intimidad (1998) podría ser la memoria personal de Hanif Kureishi, como de tantas otras personas, que también se puede contar con la lógica de una novela.


Narrada a lo largo de una sola noche, la historia es contada por Jay, un escritor y guionista cinematográfico de cuarenta y tantos años, que ha alcanzado todo lo que puede desearse a su edad: el éxito en su profesión, una mujer inteligente y resolutiva que trabaja en la industria editorial, dos hijos pequeños a los que adora, una hermosa casa. Además ha mantenido relaciones extraconyugales que le han satisfecho, sobre todo la última, con una chica mucho más joven que él. Pero después de seis años de vida en común, esa noche Jay ha decidido que debe marcharse de la casa, que su relación con Susan ha terminado. No es una decisión repentina: lleva tiempo pensándolo, aunque Susan no sabe nada, no sabe que él no volverá nunca más a vivir con ella; cuando su mujer salga hacia el trabajo y los niños estén fuera de la casa, cogerá algunas cosas, las que quepan en su maleta, y se irá a vivir con Víctor, un amigo que lleva divorciado un tiempo y que ni siquiera tiene mucho sitio en su apartamento para él...


16 comentarios:

Carlos dD dijo...

Leyendo las primeras páginas, ya te das cuenta de qué difícil es encontrar la felicidad, la inconformidad con lo que se tiene, lo difícil que es dar un paso adelante y dejar atrás una casa, un ambiente, un modo de vida,pero aún así siempre quedan los hijos.

Empecé a leerlo hace unos días, y creo que es un libro cortito, fácil de leer,sin capitulos definidos,un libro que se adapta perfectamente a los tiempos actuales, seguimos leyendo...

Anónimo dijo...

Hola, sí es verdad que la felicidad es difícil de alcanzar y somos inconformistas pero a mí este protagonista (Jay) me está pareciendo así a voz de pronto creo que es un hombre muy inmaduro e inseguro y porqué no decirlo también egoísta. A mí, si fueran a dejarme me gustaría, al menos, que me lo dijeran. Llevo sólo unas páginas e intentaré dar una oportunidad a este personaje pero me parece lo que he dicho, espero no resultaros muy estricta como Susan.
Laura

Anónimo dijo...

la Inseguridad e Indecisión es manifiesta, su infidelidad también, busca cambios, pero a la vez no quiere perder lo que tiene, por momentos prefiere una amante, por momentos su mujer,sus hijos y su entorno,el libro es un continuo debate consigo mismo,quizás la decisión cualquiera que tome no le va a satisfacer,hay un momento en que se acaba el amor y el matrimonio se convierte para él en un aburrimiento, busca desafíos nuevos,el protagonista es aventurero y a la vez inmaduro como dice Laura.

Os dejo un texto que me llamó la atención:
"En el amor, hoy en día hay un mercado libre; curiosear y comprar, mirar y elegir, alquilar y rechazar, a tu gusto. No hay ninguna seguridad ni social ni sexual; cada cual tiene que cuidar de sí mismo, o no hacerlo. La satisfacción, la expresión de la propia personalidad y la "creatividad" son los únicos valores existentes.

Carlos

Rafael dijo...

Terminé el libro y comparto con vosotr@s mis impresiones:

“Es fascinante ver cómo en las relaciones más sólidas, incluso después de años de convivencia, determinados aspectos ocultos de las personas afloran de pronto, como en una excavación arqueológica. Hay mucho que explorar y comprender.”

“Me pregunto si está naciendo una nueva distinción de clases entre quienes pueden permitirse mantener limpias sus mentes y sus emociones, depurando las nociones tóxicas de cada semana, y quienes deben vivir con aquello que los envenena.”

“Aunque soy consciente de lo proclives que somos todos a la ilusión. Qué perturbador resulta que nuestras ilusiones sean a menudo nuestras creencias más importantes.”

“-Tengo mis opiniones –le he dicho-. Pero carecen de importancia. Cambian cada día. Siempre es un alivio no tener opinión, […]. Pero te diré algo, sobre este tema en concreto sufro un exceso de convicción.
-¿Convicción en qué?
-En las posibilidades de la intimidad. En el amor.”

Podría añadir o precisar alguna cosa pero me falta la pinta de cerveza y no es mi novela :)

Feliz tarde de sábado.

Anónimo dijo...

Rafael:-) podrías comentarnos un poco más,está claro que la actitud del protagonista deja mucho que desear y probablemente genera un debate su inmadurez ante las diversas situaciones que le acontecen en su vida,sus infidelidades....y su reacción/afirmación al final.

Tambieén terminé el libro la semana pasada,no sé si existe pelicula del mismo??

saludos,

Carlos

Felicidad dijo...

Hola!
Existe una adaptación de parte de la novela en la película INTIMIDAD
(Intimacy) Francia-España, 2000, dirigida por Patrice Chéreau, con Mark Rylance, Kerry Fox, Timothy Spall, Susannah Harker, Alastair Galbraith, Philippe Calvario. La película no es exactamente una adaptación de dicho texto aunque en los créditos figure la novela corta de Kureishi como fuente directa de adaptación. Es una variación sobre una pequeñísima parte de la obra, que resultó galardonada con el premio mayor en la Berlinale de 2001.
En la biblioteca la encontraréis en la Sección de Música y Cine: CINE DE AUTOR CHÉREAU, Patrice
¿Qué os parece si, para los más rezagados, dejamos abierto el debate hasta finales de mes? ¡Esperamos vuestros comentarios!
Rafa, no acertamos con las novelas...!!??
Felicidad

Anónimo dijo...

Nos equivocamos, si proyectamos la felicidad en el materialismo externo, esto le sucedió a Jay cuando descubre que su infelicidad está dentro de él.
El autor nos presenta un protagonista inseguro, temeroso y carente de auto-reconocimiento y valía y que vive con Susan, una mujer con carácter y resolución cuyo efecto produce en Jay bloqueo y anulación, todo lo contrario a lo que necesita.
Quizás la huida sea la única salida que encuentra y por otra parte la que le da fuerza para tomar una decisión, ya que en realidad lo que busca es ser él mismo aceptándose como es y que lo acepten; no se atreve a comunicarse con Susan.

Mara

Anónimo dijo...

Antes de comenzar las vacaciones...os puedo asegurar que quizás no guste a todos, pero tiene citas para "debatir" y reflexionar sobre las mismas, a mí si me gustó, independientemente de la actitud de Jay y de sus intimidades con su esposa o amante,un descubrimiento Hanif Hureishi cómo fue Sándor Marái! Gracias!!

Apunté varias citas,sino habéis terminado de leerlo, mejor no las leáis!!
"Sé que el amor es un juego sucio; tienes que mancharte las manos. Si te mantienes a distancia, no sucede nada interesante. Además, debes encontrar la distancia adecuada entre las personas. Si están demasiado cerca, te aplastan; si están demasiado lejos, te abandonan."…("La calidad de un amor no se puede medir por su duración,verdad??)

Es mejor que las cosas nos provoquen temor antes que aburrimiento

¿Pero, por qué a la gente a la que le funciona la vida en familia tiene que ser tan pegada de sí misma y pretender que esa es la única manera de vivir como si todas las demás resultaran inadecuadas?

Me recuerdas a alguien que solo lee el primer capítulo de un libro. Nunca llegas a averiguar que sucede después.

No intentes reformar ni enseñar a los demás, no intentes cambiarlos. Basta con que cambies tu.

Ser autentico significa ser fiel a uno mismo. Es un fenomeno sumamente peligroso que pocas personas pueden afrontar. Pero quienes lo hacen, lo consiguen: Una belleza, una gracia y una satisfaccion inimaginable.

Lo pasado, pasado esta; no te preocupes por ello y no lo lleves como una carga. Si no, no te permitira ser autentico con el presente

“Si uno no dejase nunca nada ni a nadie, no tendría espacio para lo nuevo. Sin duda, evolucionar constituye una infidelidad… a los demás, al pasado, a las antiguas opiniones de uno mismo. Tal vez cada día debería contener al menos una infidelidad esencial o una traición necesaria. Se trataría de un acto optimista, esperanzador, que garantizaría la fe en el futuro… una afirmación de que las cosas pueden ser no sólo diferentes, sino mejores”

“… He perdido el entusiasmo por la vida. Soy apático y me paso el tiempo sin desear nada, excepto comprender por qué no ha habido más felicidad aquí. ¡Todo el mundo corre lamisma suerte? ¿Es esto todo lo que se puede conseguir? ¿No hay más que esto?...”

Feliz Verano!

Carlos

Rafael dijo...

Hola a tod@s.
Quizá no me he explicado con claridad. Las citas que he seleccionado del libro no están elegidas al albur. Pretendían, sin necesidad de comentarios por mi parte, ser un resumen de lo que el libro quería contar.

Cuando digo que no es mi novela no me refiero al hecho de si me ha gustado o no, quiero decir que son sus opiniones, que también pueden ser las mías, o las nuestras; creo que eso no viene al caso.

Pienso que el autor, inteligente y/o astutamente, reflexiona con una voz (a veces peca de axiomática, pero quien no lo es cuando se ve perdido), que busca ser cercana, para hablarnos sobre el amor y las relaciones personales. Y para darle un poco de enjundia y conseguir que el lector se deje atrapar por lo que cuenta, pone al personaje en una situación digamos ¿límite?: me voy sin decir adiós.

Detrás de esa decisión está toda una noche (con saltos atrás en la trama, para darle densidad a su discurso) donde el personaje plantea al lector sus dudas y convicciones sobre estas relaciones.

Por eso hablaba de que no era mi novela: son sus reflexiones, que podemos compartir o no, sobre las que podemos hablar (de hecho lo hacemos a menudo: aquí viene lo de la cervecilla) desde nuestra propia experiencia (esto suele estar bien, si aclara las cosas).

Creo que es una novela “muy bien hablada”, con ese punto de “provocación” que hace necesaria su lectura, y ya está. Que no es poco y puede ser mucho según lo que busques en su lectura.

Por cierto, yo no comparto que sea tan “bicho”, algo cínico, sí. ¿Por qué lo digo? Os recuerdo sus palabras:
“Pero te diré algo, sobre este tema en concreto sufro un exceso de convicción.
-¿Convicción en qué?
-En las posibilidades de la intimidad. En el amor.”

Vuestro turno.
Saludos

Carlos dD dijo...

Jay,el protagonista toma la mentira y traición como algo intrínseco a él,forma parte de su naturaleza. Se cuestiona constantemente si el matrimonio es el mejor estado para una pareja,¿qué ocurre cuando se acaba el enamoramiento? Se pregunta si el papel del hombre en una mujer es solo el de la fecundación y después está de sobra...

Jay quiere huir de su actual vida,buscar nuevos donde encontrar el amor y la felicidad, está en constante debate consigo mismo,verdad?

Muchas de las reflexiones del libro dan juego para un debate,toma una decisión dado su inconformismo y cree que así encontrará el amor y será feliz, aún a sabiendas de todo lo que deja atrás... lo conseguirá?

Saludos! ( Sabado veraniego- otoñal )

Carlos

Teresa Al.Ma. dijo...

Hola a tod@s!
Para mí el encanto de esta novela, es la sinceridad desde la que está escrita. El protagonista se desnuda completamente ante el lector y eso siempre es perturbador. Porque la vida, las circunstancias de cada uno, no son lo que parecen, tampoco son blancas o negras. Hay un sinfín de matices en las relaciones humanas y en la personalidad de cada uno de nosotros que casi nunca nos atrevemos a revelar. También existen instintos, reflexiones políticamente incorrectas, que normalmente tenemos reparos en seguir, o incluso en exponer ante otras personas. Pero esos pensamientos están ahí.

Por eso tampoco creo que Jay sea una persona perversa. Es peculiar, tiene una fuerte personalidad, es creativo, le mueven las pasiones más que las obligaciones o lo que parece que es "lo correcto", pero a la vez está paralizado entre lo que desea y su vida familiar, estable.

Es complejo, y a la vez sencillo. Quiere ser feliz, y no lo es junto a la persona con la que está. Se asfixia y anula al lado de ella. Desea comunicarse, desea que vaya bien, desea que ella le muestre amor, tan solo un gesto, para volverse atrás en su decisión de dejarla, pero la realidad es que no lo consigue. Y todo el relato es un vaivén entre el sí y el no, el "lo hago pero es algo atroz lo que voy a hacer, y sin embargo no hay otra solución, ya no". Una noche entera llena de dudas.

Me alegro de haber podido alcanzaros en la lectura de esta novela que, dicho sea de paso, me ha encantado. Como dice Rafael, puedo estar o no de acuerdo con las opiniones y la manera de actuar del protagonista, pero el relato me ha resultado tan crudo, tan humano, que me ha atrapado desde las primeras páginas.

Teresa Al.Ma. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Qué bien qué este libro da tanto juego, verdad? No digo que Jay fuera perverso,pero sí inmaduro,inestable que le hacían caer en alguna que otra depresión, según él mismo cuenta...Sin embargo, es cierto,comenta las cosas con ironía, humor,parece divertido y con dosis creativas, con nuevas expectativas,nuevos retos, no quiere quedarse anquilosado en un entorno que ya no es el suyo...

Carlos

Anónimo dijo...

más citas...que no dejan indiferente:
* las mentiras nos protegen a todos, mentir es un acto bondadoso. un mundo sin mentiras resultaría imposible"

" y no tengo derecho a cambiar de opinión' "todos queremos más"

" ¿ cuánto tiempo me han hecho perder mis numerosas depresiones? al menos tres años"

*¿ para qué sirven los hombres? *cumplen alguna función en la actualidad?

*Es fascinante ver cómo en las relaciones más sólidas, incluso después de años de convivencia, determinados aspectos ocultos de las personas afloran de pronto, como en una excavación arqueológica. Hay mucho que explorar y comprender.”con el resto de la gente, en cambio, uno sólo puede darse la vuelta, aburrido" Quiero decir algo: las cosas son así , y punto"

para "pensar" verdad?

Carlos

Teresa Al.Ma. dijo...

Aporto alguna cita más que muestra la duda, el debate interno, pero también la manera de pensar de Jay:
“Uno comete errores, se equivoca de rumbo, divaga. Si uno pudiera ver su tortuosa evolución como una especie de experimento, sin ansiar una imposible seguridad –no sucede nada interesante sin asumir riesgos–, se podría conseguir cierto sosiego.
Por supuesto que puedes experimentar con tu propia vida. Pero tal vez no deberías hacerlo con la de otras personas.”

“Puedes, por supuesto, hacer el esfuerzo de aceptar las cosas durante algún tiempo, pero si estás realmente vivo, acabarás rebelándote. Puedes proteger y alentar los dones más exquisitos –el amor, el afecto, la creatividad, el deseo sexual, la inspiración–, pero no puedes forzar su aparición. No puedes lograr con simple fuerza de voluntad que aparezca el amor, sino tan sólo preguntarte por qué lo has dejado a un lado durante tanto tiempo.”

“Queremos amor, pero no queremos perder nuestra identidad.”

“Un mundo sin mentiras resultaría imposible; un mundo en el que no se despreciase la mentira también.”

Saludos!

Carlos dD dijo...

Gracias al Club de Lectura Virtual por habernos permitido descubrir varios autores para mí desconocido, como Sándor Marái, del que ahora estoy leyendo varias obras...

Excepto "la vida nueva" ó " el primer hombre"...el resto los leí y me han gustado todos: "el último encuentro", "los enamoramientos", hablando del asunto", "el lector", "84, Charing Cross Road ...todos con un matiz común, las relaciones interpersonales y mucho jugo en los diálogos.

Enhorabuena por la Iniciativa de este primer Club de Lectura Virtual y Hasta otra!

Carlos