7 de octubre de 2016

Adversarios admirables de Olga Guirao


Los dos miembros de un matrimonio de mediana edad a punto de ser desahuciados de su casa, repasan alternativamente los acontecimientos de su vida en común. El deseo, el amor, la propia identidad, la fidelidad sexual, son examinados desde la doble perspectiva hombre-mujer. El ritmo trepidante de la historia y su naturalidad nutren una trama sutil y compleja que va mucho más allá de la consabida guerra de sexos. La segunda novela de una narradora de raza.

  http://www.casadellibro.com/libro-adversarios-admirables/9788433910271/508873

   información entregada aquí

1 comentario:

Anónimo dijo...

ADVERSARIOS ADMIRABLES,
de Olga Guirao

¿Qué pretende Olga Guirao con esta novela? La respuesta más fácil sería narrar una historia de amor de una pareja casada. Pero hay un objetivo más amplio: generalizar, universalizar el enfrentamiento en el amor de lo masculino y lo femenino, que “son las dos orillas de lo humano que, a duras penas, pertenecen a la misma especie” De ahí el título. De ahí que sólo haya dos personajes: EL y ELLA. Todos los demás carecen de entidad.
Es una historia atemporal, en la que lo que van a vivir ya se lo predijo EL: “el amor se alimenta de sufrimiento y de celos. “No hay nada tan mortífero y aburrido como la lealtad” El amor auténtico sobrevive a todas las batallas.
En la primera parte, la vida de ELLA gira en torno a la de ÉL: lecturas, la tata, el hotel, servir el café al coronel y a sus alumnos, la cena con sus compañeros, los periódicos dominicales en el café, etc. Está es la anécdota más grafica : ELLA quiere ir con ÉL al café y le compra a ELLA El Correo Catalán, un periódico deleznable pero que termina gustándole porque así estaban juntos. ELLA resume esta situación: “sus costumbres se iban superponiendo a las mías. EL me inoculaba sus neurosis”.
En la primera parte, ÉL tiene más protagonismo, y Guirao le dedica más páginas. En la segunda, será ELLA. ÉL se queja de la monotonía del amor y de que ELLA, lo femenino, da una importancia excesiva a la fidelidad. Una aventura con una alumna “cuyo único atractivo es el ser mujer” provoca la independencia y autonomía de ELLA: va sola al cine, busca un trabajo y comete adulterio “cuando había traspasado ya la frontera que hace a una mujer deseada”. ÉL piensa que su reacción es desproporcionada, a lo que ELLA responde que “el orgullo de una mujer es mucho más difícil de quebrantar que su virtud”.
Al final, ÉL, exhausto, se refugia en ELLA, que lo besa con pasión y deseo, porque “el amor es el sentimiento dolorido que sobrevive a todas las batallas